Buscar


 

ANTECEDENTES Y SITUACIÓN ACTUAL DE LA RED NACIONAL DE ESTACIONES METEOROLÓGICAS

La Red Hidrometeorológica Nacional tuvo sus orígenes en la iniciativa norteamericana de crear un canal interoceánico por Nicaragua, aprovechando la gran extensión del Río San Juan y el Lago Cocibolca. El interés de esta Empresa, dio como resultado el montaje de una red de estaciones en las cuencas de estos dos importantes cuerpos de agua. Más tarde con el auge de la agricultura semitecnificada y por intereses privados se logró introducir al país algunos equipos pluviométricos que fueron emplazados, sin considerar criterios técnicos y con miras a ser utilizados en el sector agropecuario.

En el período de 1952 - 1955 y con la asistencia del Geological Survey se logro realizar el primer esfuerzo, creando la Comisión Nacional de Energía para evaluar los Recursos Hidroenergéticos del país, mediante la instalación de una Red de Estaciones Meteorológicas e Hidrológicas; logrando instalar 13 estaciones de control de ríos y 216 instrumentos meteorológicos, principalmente pluviométricos, con lo cual se inicia la conformación del Servicio Meteorológico Nacional.

En el período de 1967 a 1970 la Agencia Internacional de Desarrollo (A.I.D.), dio asistencia técnica para desarrollar las funciones de la Oficina de Catastro e Inventario de Recursos Naturales; como producto de esta cooperación, se logró instalar 10 estaciones hidrológicas y algunas meteorológicas, las cuales quedaron siendo operadas por la Empresa Nacional de Luz y Fuerza (UNALUF).

Entre los años 1969 y 1974 se desarrollo un proyecto con el PNUD, con el fin de evaluar los recursos de las aguas subterráneas de la zona del Pacífico de Nicaragua, logrando instalar 15 estaciones entre hidrológicas y meteorológicas que fueron operadas también por ENALUF.

Entre los años 1968 y 1976 se ejecutó el Proyecto Hidrometeorológico Centroamericano (PHCA) como una iniciativa conjunta de los Gobiernos del área y del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). Los principales objetivos de este proyecto eran ampliar y consolidar las redes de observación, mejorar la organización de los servicios técnicos introducir un sistema de procesamiento de datos y el adiestramiento del personal, de tal manera que permitiera evaluar el recurso clima y la utilización de la información con fines múltiples. Con este Proyecto en Nicaragua la Red Nacional llego a alcanzar la cantidad de 427 estaciones; teniendo cuatro órdenes o tipos: PRINCIPALES, CLIMATOLÓGICAS, PLUVIOTERMOMÉTRICA Y PLUVIOMÉTRICAS, las cuales se distribuyeron espacialmente de tal forma que la Red Masiva estaba enlazada por estaciones principales para facilitar y/o mejorar los análisis. Esta red que estuvo manejada por ENALUF se vio ampliada en la década de los 70, por Estaciones de la Comisión Nacional del Algodón (CONAL), consistente en Estaciones de Segundo y Cuarto orden.

En el año de 1988 se concentraron en el INETER, los recursos de personal equipos y archivos que estaban asignados a la actividad hidrometeorológica en otras instituciones como el INE y INAA, quedando por fuera el programa de Agrometeorología del MIDINRA. Sin embargo, el Estado no destinó los fondos financieros suficientes para asegurar la operatividad y explotación adecuada de la nueva estructura naciente y más bien aplicó la primera compactación que redujo sustancialmente su capacidad. Por otro lado, la grave crisis que atravesó el país durante la década de los 80 con la limitada cooperación internacional hicieron que durante los años 1989 y 1990 la Red Meteorológica Nacional cayera en un profundo deterioro, reduciendo su actividad operativa casi exclusivamente a la Región del Pacífico y la Región Central con una débil cobertura en la Región Norte y casi nula en la Región del Atlántico, reduciéndose la cantidad en 1990 a 101 estaciones meteorológicas (16 Estaciones Principales, 5 Agrometeorológicas, 11 Climatológicas, 5 Pluviográficas y 64 Pluviométricas), en su mayoría muy deterioradas; cabe agregar la destrucción de la estación de Bluefields en Octubre de 1988, por el Huracán Juana (Johan).

Desde el año de 1991 hasta la fecha, INETER ha hecho grandes esfuerzos por recuperar los niveles que se tenían en los años 70 en cuanto a la operatividad de la Red Meteorológica Nacional. Actualmente la Red cuenta con 425 estaciones activas, de donde 20 son Estaciones Principales, 25 Estaciones Hidrometeorológicas Ordinarias, 4 Estaciones Termopluviográficas, 339 Estaciones Pluviométricas, 5 Estaciones Pluviográficas, 30 Estaciones Telemétricas, 1 de Aire Superior y 1 de Radio Viento.

En los últimos años en Nicaragua los esfuerzos de rehabilitación, fortalecimiento y Ampliación de las redes, se han llevando a cabo; fundamentalmente con el apoyo del Proyecto de Rehabilitación y Mejoramiento de los Servicios Meteorológicos e Hidrológicos del Istmo Centroamericano (PRIMSCEN).

Este Proyecto fue financiado por el Gobierno de Finlandia, a través de la Agencia Finlandesa de Desarrollo Internacional FINNIDA, teniendo como agencias ejecutoras a la Organización Meteorológica Mundial (OMM) y al Instituto Meteorológico Finlandés (IMF). El Comité Regional de Recursos Hidráulicos del Istmo Centroamericano (CRRH) actuó como contraparte regional del PRIMSCEN.

El mejoramiento de las redes hidrometeorológicas; alcanzado por dicho proyecto incluyó la instalación de instrumentos nuevos y la provisión de repuestos para rehabilitar las estaciones ya existente; así como el reacondicionamiento físico de los diferentes observatorios (con Contrapartida Nacional); se logró además el mejoramiento del sistema de telecomunicaciones meteorológicas nacionales e internacionales, mejoramiento de banco de datos computarizado, revisar programas de capacitación, así como la instalación de la estación Sinóptica de Altura, de Puerto Cabezas.

De igual manera el Proyecto Sviluppo, financiado por un organismo no gubernamental de Italia, contribuyó a fortalecer la Red Meteorológica mediante la instalación de cinco estaciones Agrometeorológicas automáticas en las Regiones del Pacifico Central y Sur, con la finalidad de apoyar el desarrollo agrícola de las mismas. Los dos proyectos anteriores fortalecieron sustancialmente el parque vehicular, que sirve para realizar las visitas de control y supervisión técnica a la Red de Estaciones.

Por otro lado, se ha recibido gran apoyo de los organismos no gubernamentales (PRODERBO, ACRA, PRODES, SAREC, FUNDAR, AUXILIO MUNDIAL), así como de instituciones del Estado y de un sector de la empresa privada que está directamente vinculado con la actividad agropecuaria; esto ha permitido fortalecer la red masiva en varias regiones del país, llegando a instalar a la fecha 90 estaciones.

Los tres factores señalados, así como el apoyo del Gobierno, han permitido alcanzar resultados muy satisfactorios en cuanto a la operatividad y explotación de la Red Meteorológica Nacional.