UTILIDAD DE LOS SATÉLITES METEOROLÓGICO EN NICARAGUA

Los satélites meteorológicos se clasifican por lo general  en dos grupos según sus órbitas:  los satélites de órbita polar y los satélites geoestacionarios.

Los satélites de órbita polar se sitúan por lo general a una altitud de 800 a 1,000 Kilómetros y en el curso de una órbita pasan cerca de los dos polos, Norte y Sur, formando, su  órbita forma más o menos un ángulo recto con el plano ecuatorial de la Tierra.

Con la ayuda de instrumentos capaces de explorar de lado a lado, una parte determinada de la superficie de la Tierra por lo menos dos veces cada 24 horas. Una vez cuando el satélite se desplaza aproximadamente de Norte a Sur y otra durante la trayectoria de Sur a Norte.

Un satélite geoestacionario (denominado a veces satélite geosincrónico) permanece estacionario con respecto a la tierra de tal modo que siempre ve la misma zona de la superficie del globo.  Esto se logra poniendo en órbita el satélite sobre el Ecuador a una altitud tal que pueda completar una órbita en exactamente 24 horas y coincidir así con la velocidad de rotación de la tierra.  Es necesaria una altitud cerca de 36,000 Kilómetros o 23,000 millas aproximadamente, altitud muy superior a la de los satélites de órbita polar.  Con la ventaja que le proporciona la distancia, un solo satélite geoestacionario puede ver una zona circular que presenta más de un cuarto de la superficie de la tierra, aun cuando los bordes la visión de la zona es demasiado oblicua para ser  útil.

Para los meteorólogos, las características de las órbitas polar y geoestacionaria presentan distintas ventajas de modo que ambos tipos de satélites se complementan mutuamente.  En especial, los satélites de órbita polar proporcionan una cobertura global total cada 12 horas mientras que los satélites geoestacionarios, aunque no logran nunca la cobertura global, pueden vigilar casi continuamente una parte importante de la superficie de la tierra.

Los satélites están dotados de cuatro conjuntos de instrumentos básicos.  Uno de esos conjuntos proporciona imágenes visibles y en infrarrojo de la capa de nubes o de la superficie de la tierra si no hay nubes; otro es un instrumento de sondeo atmosférico; otro vigila la actividad solar y el cuatro sirve para la concentración de datos y la localización de las plataformas.

Las imágenes se obtienen mediante tres instrumentos diferentes instalados a bordo de cada nave:  un radiómetro para las imágenes en infrarrojo, un equipo de exploración televisivo para las imágenes visibles de gran resolución y el servicio APT que retransmite imágenes a partir de un dispositivo denominado telefotómetro de barrido.

Utilización y aplicación de los satélites meteorológicos en Nicaragua

Nuestro país hace uso de los satélites de los Estados Unidos, de la Serie NOAA, GOES e INTELSAT 325.5º E.

En relación a los satélites geoestacionarios operativos para el estudio  del medio ambiente (GOES 9), Nicaragua utiliza el GOES Este, ubicado en los 75º Oeste.  El GOES Este vigila el tiempo sobre la mitad este de América del Norte, la totalidad de América Central y del Sur y gran parte del Atlántico.  Este satélite proporciona imágenes frecuentes, tanto visibles como en infrarrojo de toda la zona observada.  El intervalo normal entre imágenes es de 30 minutos pero puede reducirse a sólo 3 minutos si la superficie abarcada se reduce a una parte del disco.  Este satélite lleva instrumentos para hacer sondeos de la temperatura y de la humedad de la atmósfera puede medir la actividad solar y el campo magnético.

Las imágenes generadas por el GOES 12 el INETER las recibe a través de una antena en el Aeropuerto Internacional Managua y nos permite conocer:

1.    Información sobre las nubes, su distribución, tipo, cobertura, agrupación o alineamiento y a  veces su estructura.

2.    La ubicación y cobertura (intensidad) de los principales sistemas meteorológicos.

3.    Los movimientos horizontales del aire (Velocidad del viento).

4.    La sugerencia, evolución y tendencias del comportamiento de los sistemas meteorológicos y sus  trayectorias.

 5.   La temperatura relativa de la cimas de las nubes (las imágenes infrarrojo) y por tanto la altura de  éstas.

6.    El nacimiento, cobertura, velocidad de traslación, etc., de los ciclones tropicales.

7.    Localizar las corrientes en chorro (vientos fuertes) que pueden utilizar las aeronaves para reducir su gasto de combustible y tiempo.  También se puede localizar la turbulencia.

La información antes mencionada, es utilizada para hacer análisis del comportamiento del tiempo, valorar el estado e influencia de los sistemas meteorológicos sobre nuestro país; hacer predicciones del tiempo para 24 horas para el sector agrícola, y el público; darle seguimiento al comportamiento de los sistemas meteorológicos ; vigilar el nacimiento, evolución y trayectoria de los ciclones tropicales y prever su impacto en Nicaragua, estimar la velocidad de traslación de los sistemas meteorológicos y de los vientos, proporcionar información de las condiciones en ruta de los vuelos nacionales e internacionales, valorar las condiciones del tiempo en las operaciones de búsqueda y salvamento, etc.

El INTELSAT 325.5 Este, es otro satélite del que hace uso INETER, a través de  éste se recibe información meteorológica básica (Sinóptica) en tiempo casi real, al cada 3 horas, mapas de condiciones meteorológicas reales de superficie y altura; condiciones meteorológicas pronosticadas para 24, 48, 72, 96 y 120 horas, de superficie y altura; de Norteamérica, Centroamérica y el Caribe (Región IV).  Además se reciben pronósticos de líneas de flujo de viento y de precipitación para los plazos antes mencionados.  Esta es la información principal, utilizada para hacer los pronósticos para el público, para el sector agrícola, para el sector pesquero y la aviación civil nacional e internacional.  Además se recibe a través de éste, los pronósticos de la NOAA sobre condiciones significativas del tiempo meteorológico, informes del Centro de Huracanes de Miami sobre fenómenos meteorológicos peligrosos que pueden afectar a la Región IV.  Informes sobre la ocurrencia de Tsunamis que elabora la NOAA.

El MARENA a través del Proyecto de Control de los incentivos forestales, utiliza las imágenes de alta resolución de los satélites de órbita polar NOAA 12 y 14, etc.  Estas imágenes le permiten detectar y ubicar la ocurrencia de incendios forestales en el territorio nacional, considerando para la localización geográfica, la cobertura del territorio por las hojas 1:50,000.  Con la ampliación de estas imágenes se pueden mejorar las aplicaciones a la meteorología que se hacen con el GOES 9, y además darle seguimiento a la trayectoria de las cenizas volcánicas, al comportamiento del fenómeno de El Niño (Vigilancia de la Temperatura de la superficie del mar), determinar zonas de surgencia del zooplancton y fitoplancton, determinar el uso actual del suelo y la aparición y cobertura de plagas y enfermedades en los cultivos, etc.